YouTube Instagram Facebook Twitter Whatsapp Buscar Cerrar Mail Flecha Subir archivo Ubicación Probar colores Dilución Terminación Rendimiento Tamaño Tamaños Secado al Tacto y Repintado Usos Volver

Uso de brochas

Antes de usar una brocha nueva, sumérjala en agua por lo menos 12 horas, cuidando que las cerdas no reposen en el fondo del recipiente en que se sumerjan para que no se dañen.

Luego sacuda la brocha y séquela con un trapo. De esta manera evitará que la brocha pierda pelo mientras pinta.

Humedecer la brocha dentro de la pintura hasta la mitad de 1a longitud de la cerda, luego retirarla y presionar suavemente sobre el borde interior del contenedor para remover el exceso de pintura. Efectuar varias pasadas ligeras sobre el área a ser pintada, ya que esto permitirá transferir buena cantidad de pintura a la superficie. Luego expandir la pintura uniformemente y con suavidad.

Nunca sostener la brocha en forma vertical. Se debe sostener en forma de lapicero, para evitar el cansancio.

Si la brocha ha sido utilizada anteriormente, déjela remojar en diluyente y luego lávela bien con detergente y agua. Si usa la brocha endurecida por usos anteriores, se pueden producir brochazos de distinta tonalidad al disolverse la pintura anterior por efecto del solvente de la pintura que se está aplicando. Por este motivo es importante que la brocha haya sido limpiada correctamente.